El comportamiento del hombre turco

El comportamiento ideal del musulmán : El musulmán y el ... esta vida, y una gran bendición para el hombre, porque cuando regresa al hogar ella contribuye para que se relaje después de haber enfrentado los avatares de la vida, y encuentra en ella una paz incomparable, consuelo y placer. El Profeta dijo: 'Este El turismo sexual femenino ya aparece registrado a mediados del siglo XIX en EEUU y en el ... pues hace poco conoci a un hombre turco por el msn,pues como cosa de lokos nos ennoviamos desde el ... Sorprendería a la lectora/ lector darse cuenta del altísimo número de parejas hispano-turcas que existen y se consolidan.De ahí, el concepto de «pasión turca», aunque no haga mucha justicia a la realidad. Las principales vías para conocer a un chico turco y actuar, según experiencia mostrada por las lectoras son:. Irse de vacaciones a Turquía y conocerlo allí, volver al país de ... Superman: Hombre del Mañana. 2020. Compartir; ... la vida de cinco jóvenes hermanas huérfanas de un pequeño pueblo turco cambia radicalmente. Disgustados por la supuesta inmoralidad en el comportamiento de las chicas, su abuela y su tío deciden tomar medidas que garanticen la virginidad y pureza de las cinco hermanas, de esta manera ... Revisa las traducciones de 'del comportamiento' en Turco. Consulta los ejemplos de traducción de del comportamiento en las frases, escucha la pronunciación y aprende gramática. El comportamiento en la vida cotidiana ... BBC News Mundo > Hombre mecánico El truco del 'turco' que destruyó la reputación de expertos jugadores de ajedrez en la Europa del siglo XVIII ... El hombre detrás de la máquina. Como sospechó Edgar Allan Poe, y otros, El turco era manipulado por un hombre alojado en el gabinete que trabajando a la luz de las velas. El jugador oculto tenía que ser muy bueno. Los dueños de El turco lo contrataban en cada lugar. Debía hacer mover las piezas con el aparato del brazo del pantógrafo. Image caption El hombre mecánico era serio, ... respondía con habilidad al comportamiento impredecible de los humanos; su mecanismo parecía imitar la razón humana. ... el secreto del turco fue ... Jesucristo, Redentor del Hombre Para colaborar en el proyecto de la Nueva Evangelización impulsado por el Beato Juan Pablo II y alentado con mayor énfasis por el Papa Benedicto XVI. Este blog comenzó con el Año del Jubileo de la Cruz, 13 de enero de 2008 en la Catedral de Oviedo-Asturias(España), y lo retomo 3 años después. El Supremo turco define las relaciones sexuales homosexuales como antinaturales ... tipo de comportamiento sexual anal y oral”. El Supremo pidió una pena mayor para un hombre al que se le ...

Defensa integral contra los argumentos anti-trans

2019.02.15 15:18 keylanaomi Defensa integral contra los argumentos anti-trans

Traducido del post original publicado por el usuario u/Dgunner para asktransgender
Link> Comprehensive Defense Against Anti-Trans Talking Points
Siento no poder traducir todos los links, ya que tampoco los leeré, (me gusta informarme pero tampoco soy tan minuciosa)

📷

Como veo que muchas personas dicen lo mismo una y otra vez, quise hacer una lista bien hecha con referencias. Lo estructuraré comenzando con un punto de conversación anti-trans de uso común, y luego intentaré refutar el punto de conversación. Tenged en cuenta que esto solo es aplicable si acepta a la Asociación Americana de Psiquiatría, la Organización Mundial de la Salud y el Centro Nacional de Información Biotecnológica como fuentes confiables de información sobre salud y bienestar psiquiátrico.
Para aquellxs de ustedes que no son de los Estados Unidos, el Manual estadístico y de diagnóstico de trastornos mentales de la APA versión 5 es muy similar a la Clasificación estadística internacional de enfermedades y problemas de salud relacionados de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10), y Si bien algunas de las frases y la terminología son diferentes, la mayoría de los conceptos y principios fundamentales son los mismos.
Con eso dicho, aquí va.
1.) "Las personas transgénero tienen, por definición, un trastorno mental".
La organización responsable de definir qué es y no es un trastorno psiquiátrico , la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, tiene esto que decir al respecto (a través del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales Versión 5 (DSM-5 en breve, solo lo usaré la forma abreviada de aquí en adelante):
"El DSM-5 tiene como objetivo evitar el estigma y garantizar la atención clínica para las personas que se ven y sienten que son de un género diferente al género asignado. Reemplaza el nombre de diagnóstico" Trastorno de identidad de género "por" Disforia de género ", al igual que otros importantes aclaraciones en los criterios. Es importante tener en cuenta que la no conformidad de género no es en sí misma un trastorno mental. El elemento crítico de la disforia de género es la presencia de un trastorno clínicamente significativo asociado con la enfermedad ".
En resumen, las personas que literalmente escribieron la definición de trastorno mental, el 100% rechazan la idea de que ser transgénero significa ser un trastorno mental.
2.) "Las identidades transgénero son una ilusión/alucinación".
Una identidad transgénero no se ajusta a la definición psiquiátrica de "ilusión", ni ha sido codificada como tal en el DSM.
Si bien la definición de "ilusión" puede variar [1] [2] [3] [4] [5] , el consenso común parece ser que una ilusión es una creencia sostenida con una fuerte convicción a pesar de la evidencia superior al contrario.
Hay evidencia aquí en este post, y por todas partes si la buscas. La evidencia para apoyar tanto la legitimidad de las identidades no binarias y transgénero como fenómenos no disfuncionales, y pruebas que demuestran los beneficios clínicos significativos de lo que comúnmente se llama "atención afirmando" (intervención médica principalmente a través de la terapia de reemplazo hormonal y alteraciones quirúrgicas, diseñado para cambiar o "Transición" del cuerpo de una persona para ser más congruentes con el género que sienten que son).
Pruebas de apoyo = no ilusión.
3.) "Las estadísticas sobre las tasas de suicidio de personas transgénero demuestran que son mentalmente inestables".
Se acepta dentro de las comunidades médica, de salud mental y sociológica que estas estadísticas de suicidio adverso reflejan una combinación de estrés de minorías y falta de acceso a la afirmación de atención médica. Cuando se les da acceso a entornos de apoyo y atención médica, la calidad de vida de las personas transgénero (incluida la salud mental) no es significativamente diferente de la población general .
Este estrés minoritario se agrava cuando se considera que las personas transgénero lo están experimentando en relación con una parte gigantesca de la experiencia humana que nunca se ha cuestionado realmente antes, al menos no en los medios de comunicación tradicionales como lo ha hecho en los últimos años.
Hay que añadir el hecho de que todavía no comprendemos completamente el género en el cerebro, y ustedes tienen una receta para el estrés, la duda, el odio a sí mismo y un sentido de total desesperanza / pérdida de identidad. La receta perfecta para un ser humano que sufre emocionalmente.
4.) ¿Qué pasa con la teoría autoginefilia del Dr. Ray Blanchard?
La teoría del Dr. Blanchard se publicó por primera vez en 1985, y el último artículo se publicó en 1993. Han pasado muchas cosas en los últimos 30 años , y la autoginefilia de Blanchard ha regresado recientemente a la luz de la cal debido a la creciente conciencia y representación del transgénero. Personas en los medios de comunicación.
La teoría de Blanchard esencialmente sugiere que solo hay 2 clasificaciones de individuos transgénero, "transexuales homosexuales" y "transexuales heterosexuales".
(Transexual es un término anticuado, las personas que en realidad son "transexuales" ahora se llaman "intersexuales". El sexo es una descripción biológica del cuerpo físico, y no implica género , un fenómeno de la mente).
Los "transexuales homosexuales" de Blanchard:
Los "transexuales heterosexuales" de Blanchard:
Desde el BAT (juego de palabras destinado a [Teoría de Autogynephila de Blanchard]), esta teoría se puede descartar por el hecho de que no tiene responsabilidad ni explicación para los transgéneros entre mujeres y hombres, y géneros no binarios. De hecho, esas personas existen, por lo que la autoginefilia no explica o encapsula completamente la experiencia transgénero.
Otra crítica común de la investigación de Blanchard es que no solo se trata exclusivamente de personas transgénero de hombres a mujeres, sino que también se basa exclusivamente en la noción de hombres sexualmente agradables. No tiene en cuenta la idea de una mujer homosexual transexual real (una lesbiana). Las lesbianas no entienden la idea de sí mismas como mujeres, se desprenden al tener intimidad con otras mujeres por las que se sienten atraídas.
Además, el hecho de que la investigación de Blanchard no tenía un grupo de control, y gran parte de ella fue víctima del sesgo del observador , un fenómeno en el que la (s) persona (s) que realiza el estudio distorsiona los datos al no ser totalmente objetivo y metódico, es también Una buena refutación de la validez de su teoría.
La investigación de Blanchard también cometió los errores de confundir la correlación con la causalidad, y la combinación de la orientación sexual con la expresión de género, que eran errores bastante comunes de cometer hace 30 años . Sin embargo, dado que gran parte de su investigación se basó en estas conexiones falsas, no puede conciliarse con nuestra comprensión moderna del género y la sexualidad, o con los principios modernos del método científico. La correlación que confunde honestamente con la causalidad es bastante mala incluso hace 30 años.
Además, el estrés de las minorías era mucho más alto en el momento de las personas transgénero, y muchos de ellos sentían una presión inmensa para decir las cosas correctas, para que no se les negara el tratamiento o, peor aún, encerrados en un instituto mental. No fueron los sujetos más óptimos para un estudio psicológico.
En esencia, Autogynephilia es una teoría fechada que fue víctima de las visiones menos educadas de su tiempo, los sesgos de quienes dirigen el estudio y los temores dentro de los que se estudian. Expertos modernos en ciencia y medicina casi por unanimidad dan reseñas mordaces de BAT .
BAT no es aceptada por ninguna de las principales organizaciones psiquiátricas o de atención médica.
5.) "El género es simplemente una construcción social. No hay evidencia de que puedas tener un cerebro femenino en un cuerpo masculino o viceversa".
En realidad, hay pruebas muy sólidas de los orígenes biológicos de la identidad de género.
De Winneke et Al , Environmental Health Perspectives, 2013:
"... Llegamos a la conclusión de que existe evidencia suficiente de que las EDC modifican el dimorfismo sexual del comportamiento en los niños, presumiblemente al interactuar con el eje hipotálamo-pituitaria-gonadal (HPG)".
De Chung y Wilson , European Journal of Physiology, 2013:
"La diferenciación del cerebro dependiente del género se ha detectado en todos los niveles de organización (morfológica, neuroquímica y funcional) y se ha demostrado que está principalmente controlada por las diferencias de sexo en los niveles de hormonas esteroides gonadales durante el desarrollo perinatal".
De Swaab y Bao , Neurociencias en el siglo XXI, 2013:
"La identidad de género (la convicción de pertenecer al género masculino o femenino), la orientación sexual (hetero, homo o bisexualidad) ... están programadas en nuestro cerebro durante el desarrollo temprano. No hay evidencia de que los entornos sociales posnatales tengan alguna Efecto crucial en la identidad de género u orientación sexual ".
De Serkan Karaismailoğlu; Ayşen Erdem , Revista de la Asociación Ginecológica Turco-Alemana, 2013:
"En los machos humanos, mostramos que la variación en la testosterona fetal (FT) predice más tarde el volumen local de materia gris de regiones específicas del cerebro en una dirección que sea congruente con el dimorfismo sexual observado en una gran muestra independiente de machos y hembras de la misma edad del NIH Repositorio de datos de resonancia magnética pediátrica ".
De Jürgensen, et al. , Revista de endocrinología y metabolismo pediátrico, 2010:
"Hay pruebas sólidas de que las altas concentraciones de andrógenos conducen a un comportamiento más típico de los hombres y que esto también influye en la identidad de género".
Según estos y muchos otros médicos, las identidades de los transgéneros parecen ser un desajuste genuino entre las características sexuales primarias y los fenotipos neurológicos durante el desarrollo prenatal.
6.) "Estas personas necesitan asesoramiento sobre salud mental para corregir su identidad, no una intervención médica".
Cada organización médica y de salud mental importante en los Estados Unidos apoya oficialmente el acceso a la atención afirmativa. Esto se debe a que décadas de investigación revisada por pares han demostrado que es la forma más efectiva de tratar la disforia de género .
Se ha demostrado de manera abrumadora que afirmar que la atención médica es efectiva y tiene un beneficio clínico importante para las personas con disforia de género. Los estudios de seguimiento han demostrado un efecto benéfico innegable de la cirugía reconstructiva genital en los resultados postoperatorios, como el bienestar subjetivo, la cosmesis y la función sexual (DeCuypere et al., 2005; Gijs & Brewaeys, 2007; Klein & Gorzalka, 2009; Pfafflin & Junge, 1998). También se ha encontrado que GRS conduce a una disminución cuantitativa en los intentos de suicidio y el uso de drogas en poblaciones postoperatorias (C. Mate-Kole et al., 1990). En estudios donde se negó la atención afirmativa, los pacientes mostraron resultados significativamente peores (Ainsworth y Spiegel, 2010; C. Mate-Kole et al., 1990).
Además, se ha encontrado que la asesoría para cambiar la identidad de género es inefectiva y potencialmente dañina. El cuerpo principal de expertos médicos y de salud mental en el cuidado de personas transgénero, WPATH, tiene esto que decir acerca de cómo cambiar las identidades de género de las personas:
"El tratamiento dirigido a tratar de cambiar la identidad y expresión de género de una persona para que sea más congruente con el sexo asignado al nacer se intentó en el pasado sin éxito (Gelder y Marks, 1969; Greenson, 1964), particularmente a largo plazo (Cohen- Kettenis y Kuiper, 1984; Pauly, 1965). Tal tratamiento ya no se considera ético ".
En 2012, como resultado de fracasos pasados ​​y los daños observados, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría emitió la siguiente declaración sobre los intentos de cambiar la identidad de género de una persona:
"La técnica psicoanalítica no abarca los intentos decididos de" convertir "," reparar ", cambiar o cambiar la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género de un individuo. Dichos esfuerzos dirigidos van en contra de los principios fundamentales del tratamiento psicoanalítico y con frecuencia resultan en un dolor psicológico sustancial al reforzar Dañar actitudes internalizadas ".
Los tribunales también están reconociendo esto. Los tribunales federales de Nueva Jersey y el Noveno Circuito acordaron que las afirmaciones de los defensores de la terapia reparativa para la identidad de género y la orientación sexual noestán respaldadas por la ciencia . El tribunal de distrito en Nueva Jersey también está permitiendo que los demandantes demanden por daños y perjuicios como resultado del daño causado por la terapia reparativa.
Simultáneamente, un nuevo estudio del Instituto Williams sobre consejería de salud mental para minorías sexuales muestra que aquellos que buscaron consejería de salud mental de un consejero religioso o espiritual (que es más probable que los inste a cambiar) tuvieron más probabilidades de intentar suicidarse posteriormente que aquellos que no buscó ningún tratamiento en absoluto.
7.) "XX Cromosomas = Mujer, XY = Hombre".
Así es como funcionan normalmente los cuerpos humanos, sí. Sin embargo, es posible tener síndrome completo de insensibilidad a los andrógenos (CAIS) , o deficiencia de 5-alfa-reductasa , o síndrome de Swyer , o [mosaicismo genético] ( https://en.m.wikipedia.org/wiki/Mosaic_ ( Genética)) ), o deficiencia de 17-beta-hidroxiesteroide deshidrogenasa III , o virilización inducida por progestina , o exposición prenatal a dietilestilbestrol , disforia de género , o cualquiera de una amplia gama de variaciones basadas en endocrina que pueden hacer que una persona tenga cromosomas. que no coinciden con sus características sexuales primarias o identidad de género.
En al menos un caso documentado, una mujer con cromosomas XY se desarrolló como una mujer normal, se sometió a la pubertad espontánea, alcanzó la menarquia, menstruó con regularidad, experimentó dos embarazos no asistidos y dio a luz a una hija 46, XY con disgenesia gonadal completa.
Es importante comprender la distinción entre cromosomas, rasgos sexuales primarios, genitales, orientación sexual y género. Todas estas son propiedades descriptivas separadas de los seres humanos.
Sus cromosomas no son más que estructuras similares a hilos de ácidos nucleicos y proteínas que se encuentran en los núcleos de la mayoría de las células vivas, y contienen información genética en forma de genes.
Los cromosomas no son una impresión azul, son una receta. Cada vez que pasas la receta, la naturaleza la altera solo un poco. A veces esas alteraciones no hacen nada médicamente significativo, a veces hacen que una persona sea diferente de lo que la mayoría consideraría "normal". Esto es simplemente un subproducto de la evolución y las copias imperfectas del ADN creado durante la reproducción.
Sus rasgos sexuales primarios son una descripción biológica de su cuerpo físico. ¿Esta persona tiene un pene o una vagina? ¿Pechos o no senos? ¿Ovarios o testículos? Etc.
Dado que los genitales (una subcategoría de rasgos sexuales primarios) deben explicarse por sí mismos, saltaré directamente al género.
Imagina al hombre más estereotípicamente físico y mentalmente masculino del mundo y a la mujer más estereotipada física y mentalmente femenina del mundo. Cada uno de los seres humanos que ha estado, y siempre estará vivo, se sienta en algún lugar en un espectro entre estas dos personas imaginarias (a excepción de los no binarios, sienten que no existen en ningún lugar en ese espectro).
El género es tu sentido general de dónde estás en ese espectro. Al igual que con muchas otras cosas, la diferencia entre dónde se encuentra y donde la sociedad cree que debería estar es donde reside la controversia.
La orientación sexual es lo que te atrae, física y mentalmente.
En términos generales, la mayoría de las personas se orientan en sus niveles más básicos por los rasgos sexuales primarios. Ven a una persona con un cuerpo femenino, masculino u otro atípico, y se sienten atraídos sexualmente por esa persona.
Muchas personas también se orientan por personalidad e inteligencia. Incluso hay algunas personas que se orientan casi exclusivamente por estos rasgos mentales. Estas personas son conocidas como pansexuales.
8.) "¿Cómo puede un niño saber si es o no transgénero? Cuando yo era niño quería ser (inserte un nombre arbitrario)".
En primer lugar, el argumento de "cuando era joven quería ser XYZ" es irrelevante porque las personas que lo usan están combinando el sentido constante de ser hombre, mujer u otro género, con el deseo pasajero de ser objetos inanimados. , personas completamente diferentes, ideas abstractas u otros conceptos intangibles, etc.
En segundo lugar, nada permanente le tiene que pasar al niño una vez que declaran que son transgénero. Ese no es el fin del mundo. No reciben de inmediato la cirugía reconstructiva genital o la terapia de reemplazo hormonal, ni nada de eso. En la mayoría de los casos, lo que sucede a continuación está determinado únicamente por los tutores legales del niño, quienes pueden elegir:
O...
Solo hay una opción en esta lista que puede causarle daño mental o físico inmediato al niñx, y eso es ignorar al niñx. Descubrir que tus padres no te apoyan simplemente por lo que eres (especialmente para un hijo único como yo) es devastador. Cuanto más joven es el niño, mayor es el daño que puede causar. El temor de que estos niños sean demasiado ignorantes para comprender sus propias identidades lo suficientemente bien como para hacer cambios permanentes en sus cuerpos es, en realidad, bastante noble.
Sin embargo, hay un gran problema en dejar que el miedo guíe la decisión de si el niñx recibe atención afirmativa ... Tiende a hacer más daño que beneficio . Lxs jóvenes transgénero son extremadamente vulnerables a una multitud de problemas, incluido el abuso de sustancias, el suicidio, el abuso infantil, el abuso / asalto sexual y los trastornos psiquiátricos. Grossman, Arnold H. y Anthony R. D'augelli. "Jóvenes transgénero: invisibles y vulnerables". Diario de la homosexualidad 51.1 (2006): 111-128. Negarles las hormonas no solo les causa agitación emocional, sino que también con frecuencia los lleva a obtener hormonas de todas formas por medios ilícitos, y posteriormente dañar sus cuerpos y exacerbar la angustia emocional de su disforia de género.
Investigaciones recientes han demostrado que en pacientes cuidadosamente seleccionados (seleccionados cuidadosamente para el tratamiento, no para los propósitos del estudio), las personas que hacen la transición a los jóvenes sufren pocos efectos adversos y mantienen un nivel de funcionamiento más alto que antes de la transición . Además, los resultados del tratamiento se consideran mejores cuando se ofrece a una edad más temprana. Cohen-Kettenis, P T. Dillen, C M. Gooren, L J. (2000) "Tratamiento de transexuales jóvenes en los Países Bajos" Nederlands Tijdschrift voor Geneeskunde 144 (15): 698-702, 8 de abril de 2000
Como advertencia final presentaré mi propia experiencia personal en el asunto. Cuando tenía aproximadamente 4-5 años, le dije a mi madre que quería ser una niña como ella cuando creciera, y la reacción que tuve, combinada con las reacciones que tuve en otras épocas durante mi juventud cuando mostraba rasgos femeninos. , me hizo interiorizar muchos aspectos de mi personalidad.
Ahora, más de dos décadas después, ya pasé la pubertad masculina, todavía me siento más como una mujer que como un hombre, pero mucho peor por esperar tanto tiempo. Por un lado, nunca me veré como me siento, porque la pubertad masculina ha terminado para mí y mis huesos han terminado de crecer y moldear. Por otra parte, ahora tengo más de 20 años de conflictos internos y el filtrado de la expresión para desactivar, y 20 años de tiempo perdido cultivando una versión masculina de mí mismo en lugar de descubrir quién soy realmente como persona, independientemente de si coincide con la forma en que otras personas Creo que debería serlo.
Entonces, si estás de acuerdo con que estos niñxs estén marcados emocionalmente por siempre, solo para adaptarse a las nociones regresivas y conservadoras del género, entonces no cambies. Solo recuerde que ignorar o racionalizar el dolor de un niño no hace que desaparezca. Te lo puedo decir personalmente, siempre estará ahí ...
Ahora tengo 27 años y no hay nada de lo que me arrepienta más en el mundo, que mi ingenua e impulsiva decisión de esconderme de esto cuando era un niño pequeño. No sabía nada mejor, solo quería que mamá y papá estuvieran orgullosos de mí y me di cuenta de que eso nunca sucedería mientras yo todavía quisiera ser una niña.
9.) "Nunca pasarás porque ________".
"La pubertad ha terminado, ya no tienes la estructura ósea correcta:"
Esta mujer transgénero comenzó cuando tenía 30 años.
Este hombre transgénero comenzó cuando tenía 27 años.
"Eres demasiado alto / bajo".
Esta es Jennifer Lacy, una jugadora de la WNBA de 6 pies y 3 pulgadas de alto, con género femenino al nacer.
Este es el famoso actor y comediante Kevin Hart, hombre de género al nacer, 5 pies y 3 pulgadas de alto.
"Todos sabrán, las personas transgénero nunca pasan".
Esta es Ines Rau, una mujer transgénero que trabaja como modelo.
Este es Shane Ortega, un hombre transgénero que es sargento en el ejército de los Estados Unidos.
Entiendo que algunos de estos son casos extremos, pero escúchame. La gente viene en todas las formas y tamaños. Si trabajas lo suficiente , todo es posible.
La forma en que se ve solo debería ser importante para usted, y ajustarse a un estereotipo visual para el género que quiere que se vea, es en cierto modo tan malo como ajustar un estereotipo visual para el género que las personas asumen que está basado en su sexo primario. rasgos Es una forma de esconderse del hecho de que cada persona es diferente.
Es triste que las personas juzguen a los demás de forma tan dura por su apariencia, pero no hay forma de escapar. No puedes cambiar la naturaleza humana, y con eso en mente hay un par de cosas importantes que debes considerar.
En primer lugar, decir que alguien parece demasiado masculino para ser mujer o demasiado femenino para ser hombre, no tiene en cuenta todo el increíble ingenio que los seres humanos pueden ejercer (jeje) cuando cambian y dan forma a sus cuerpos.
Hay hormonas, dieta, ejercicio, cirugía, corsés, pelucas, remeras, acolchados, acolchados, suplementos proteicos, trasplantes de cabello, afeitado, cuidado de la piel, propecia, rogaína, maquillaje, estilo de ropa y muchas otras formas de cambiar su apariencia física. a algo con lo que estás más bien.
La resistencia y la determinación son muy poderosas al unísono.
De cualquier manera, la mayoría de nosotros solo queremos que nos dejen solos para vivir nuestras vidas en paz, pero de una manera seremos absolutamente miserables y de la otra manera seremos felices, lo que me lleva a mi segundo punto ...
Decirle a alguien que nunca se verá como quiere es una de las cosas más malas que puedes decirle a alguien que nunca se ha visto como quiere.
Ser hiriente no va a traer progreso, no va a resolver nada. Ser hiriente es ceder al caos del problema, en lugar de actuar con la intención y tratar de resolverlo.
10.) "No me importa lo que tengan que decir los científicos y los psiquiatras: si naciste con un pene, eres un hombre, si no eres una mujer".
Más allá del hecho de que atacar a nuestra sociedad en general se considera una mala forma, esta línea de pensamiento no tiene en cuenta a las personas intersexuales (las personas cuyos cromosomas, genitales y rasgos sexuales primarios no coinciden "normalmente", y / o los genitales de quiénes son difíciles de distinguir como estrictamente hombres o mujeres). Como las personas intersexuales existen , los genitales claramente tampoco pueden ser el factor decisivo en el género.
Afortunadamente, las organizaciones de medicina y salud mental siguen una investigación revisada por pares cuando desarrollan políticas, y los tribunales a su vez se remiten a expertos reales en la materia, no a ideólogos, personas que falsifican sus investigaciones o expertos.
La creciente aceptación de la afirmación de atención en las comunidades médicas se debe al hecho de que la vasta preponderancia de la evidencia científica real sobre los problemas de las personas transgénero contradice directamente sus puntos de discusión anti-transgénero.
Sin embargo, si no te importa lo que la ciencia y la medicina modernas tienen que decir, entonces parece que hemos llegado a un punto muerto. Pero antes de irte, considera los siguientes sentimientos:
¿Desde cuándo algo sobre los seres humanos ha sido blanco o negro, sí o no, encendido o apagado? Casi nada de nosotros es tan simple, entonces, ¿por qué el género sería tan simple?
Los seres humanos son organismos complicados con decenas de miles de partes y piezas intrincadas en nuestros cuerpos y mentes, y casi todos pueden desarrollarse de manera insuficiente, desarrollarse demasiado, mutar, deformarse, fusionarse o saltearse durante el desarrollo prenatal.
El género está incluido en muchas de esas piezas, y las posibilidades de que todas se formen a la perfección son muy bajas. En consecuencia, a veces, las personas nacen mirando de una manera y sintiéndose de otra manera. Seguramente eso no puede ser demasiado extravagante u ofensivo para aceptar, ¿verdad?
Artículo original
EDITAR : Estaré revisando y editando esto a medida que encuentre nuevos recursos, y afinaré el tono y la expresión de las cosas en mi tiempo libre.
Planeo usar todo el muro de texto como respuestas de comentarios a comentarios ignorantes en subreddits de mierda de vez en cuando. Educar a la gente sobre el tema es la mejor manera de combatir la ignorancia y el odio. Paz.
EDITAR : Formato.
EDITAR : Se agregó una sección para jóvenes transgénero.
EDITAR : Stickied y oro! Enlace obligatorio
EDIT : ortografía y gramática.
EDITAR : Elaborado número 2 y enlaces agregados en el número 7. Fraseo y brevedad refinados.
EDITAR : Se agregó una sección sobre autogynephilia.
EDITAR : Se agregó una sección sobre "pasar".
submitted by keylanaomi to asktransgenderES [link] [comments]


2017.08.18 19:56 Subversivos Es la guerra santa, idiotas.

Después de cada atentado de terroristas islámicos en Europa, cuatro artículos ya clásicos de Arturo Pérez-Reverte sobre el asunto, publicados en los últimos diez años (el primero apareció en febrero de 2006, como lúcido pronóstico de lo que estaba por venir) suelen ser difundidos profusamente en las redes sociales, algunas veces con alteraciones ajenas al autor. Zenda ha reunido para sus lectores los textos originales, por orden cronológico.
POR QUÉ VAN A GANAR LOS MALOS
2 de febrero de 2006
De la movida mahometana me quedo con una foto. Dos jóvenes tocados con kufiyas alzan un cartel: Europa es el cáncer, el Islam es la respuesta. Y esos jóvenes están en Londres. Residen en pleno cáncer, quizá porque en otros sitios el trabajo, la salud, el culto de otra religión, la libertad de sostener ideas que no coincidan con la doctrina oficial del Estado, son imposibles. Ante esa foto reveladora -no se trata de occidentalizar el sano Islam, sino de islamizar un enfermo Occidente-, lo demás son milongas. Los quiebros de cintura de algunos gobernantes europeos, la claudicación y el pasteleo de otros, la firmeza de los menos, no alteran la situación, ni el futuro. En Europa, un tonto del haba puede titular su obra Me cago en Dios, y la gente protestar en libertad ante el teatro, y los tribunales, si procede, decidir al respecto. Es cierto que, en otros tiempos, en Europa se quemaba por cosas así. Pero las hogueras de la Inquisición se apagaron -aunque algún obispo lo lamente todavía- cuando Voltaire escribió: «No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero lucharé hasta la muerte para que nadie le impida decirlo».
Aclarado ese punto, creo que la alianza de civilizaciones es un camelo idiota, y que además es imposible. El Islam y Occidente no se aliarán jamás. Podrán coexistir con cuidado y tolerancia, intercambiando gentes e ideas en una ósmosis tan inevitable como necesaria. Pero quienes hablan de integración y fusión intercultural no saben lo que dicen. Quien conoce el mundo islámico -algunos viajamos por él durante veintiún años- comprende que el Islam resulta incompatible con la palabra progreso como la entendemos en Occidente, que allí la separación entre Iglesia y Estado es impensable, y que mientras en Europa el cristianismo y sus clérigos, a regañadientes, claudicaron ante las ideas ilustradas y la libertad del ciudadano, el Islam, férreamente controlado por los suyos, no renuncia a regir todos y cada uno de los aspectos de la vida personal de los creyentes. Y si lo dejan, también de los no creyentes. Nada de derechos humanos como los entendemos aquí, nada de libertad individual. Ninguna ley por encima de la Charia. Eso hace la presión social enorme. El qué dirán es fundamental. La opinión de los vecinos, del barrio, del entorno. Y lo más terrible: no sólo hay que ser buen musulmán, hay que demostrarlo.
En cuanto a Occidente, ya no se trata sólo de un conflicto añejo, dormido durante cinco siglos, entre dos concepciones opuestas del mundo. Millones de musulmanes vinieron a Europa en busca de una vida mejor. Están aquí, se van a quedar para siempre y vendrán más. Pero, pese a la buena voluntad de casi todos ellos, y pese también a la favorable disposición de muchos europeos que los acogen, hay cosas imposibles, integraciones dificilísimas, concepciones culturales, sociales, religiosas, que jamás podrán conciliarse con un régimen de plenas libertades. Es falaz lo del respeto mutuo. Y peligroso. ¿Debo respetar a quien castiga a adúlteras u homosexuales? Occidente es democrático, pero el Islam no lo es. Ni siquiera el comunismo logró penetrar en él: se mantiene tenaz e imbatible como una roca. «Usaremos vuestra democracia para destruir vuestra democracia», ha dicho Omar Bin Bakri, uno de sus los principales ideólogos radicales. Occidente es débil e inmoral, y los vamos a reventar con sus propias contradicciones. Frente a eso, la única táctica defensiva, siempre y cuando uno quiera defenderse, es la firmeza y las cosas claras. Usted viene aquí, trabaja y vive. Vale. Pero no llame puta a mi hija -ni a la suya- porque use minifalda, ni lapide a mi mujer -ni a la suya- porque se líe con el del butano. Aquí respeta usted las reglas o se va a tomar por saco. Hace tiempo, los Reyes Católicos hicieron lo que su tiempo aconsejaba: el que no trague, fuera. Hoy eso es imposible, por suerte para la libertad que tal vez nos destruya, y por desgracia para esta contradictoria y cobarde Europa, sentenciada por el curso implacable de una Historia en la que, pese a los cuentos de hadas que vocea tanto cantamañanas -vayan a las bibliotecas y léanlo, imbéciles- sólo los fuertes vencen, y sobreviven. Por eso los chicos de la pancarta de Londres y sus primos de la otra orilla van a ganar, y lo saben. Tienen fe, tienen hambre, tienen desesperación, tienen los cojones en su sitio. Y nos han calado bien. Conocen el cáncer. Les basta observar la escalofriante sonrisa de las ratas dispuestas a congraciarse con el verdugo.
ES LA GUERRA SANTA, IDIOTAS
1 septiembre de 2014
Pinchos morunos y cerveza. A la sombra de la antigua muralla de Melilla, mi interlocutor –treinta años de cómplice amistad– se recuesta en la silla y sonríe, amargo. «No se dan cuenta, esos idiotas –dice–. Es una guerra, y estamos metidos en ella. Es la tercera guerra mundial, y no se dan cuenta». Mi amigo sabe de qué habla, pues desde hace mucho es soldado en esa guerra. Soldado anónimo, sin uniforme. De los que a menudo tuvieron que dormir con una pistola debajo de la almohada. «Es una guerra –insiste metiendo el bigote en la espuma de la cerveza–. Y la estamos perdiendo por nuestra estupidez. Sonriendo al enemigo».
Mientras escucho, pienso en el enemigo. Y no necesito forzar la imaginación, pues durante parte de mi vida habité ese territorio. Costumbres, métodos, manera de ejercer la violencia. Todo me es familiar. Todo se repite, como se repite la Historia desde los tiempos de los turcos, Constantinopla y las Cruzadas. Incluso desde las Termópilas. Como se repitió en aquel Irán, donde los incautos de allí y los imbéciles de aquí aplaudían la caída del Sha y la llegada del libertador Jomeini y sus ayatollás. Como se repitió en el babeo indiscriminado ante las diversas primaveras árabes, que al final –sorpresa para los idiotas profesionales– resultaron ser preludios de muy negros inviernos. Inviernos que son de esperar, por otra parte, cuando las palabras libertad y democracia, conceptos occidentales que nuestra ignorancia nos hace creer exportables en frío, por las buenas, fiadas a la bondad del corazón humano, acaban siendo administradas por curas, imanes, sacerdotes o como queramos llamarlos, fanáticos con turbante o sin él, que tarde o temprano hacen verdad de nuevo, entre sus también fanáticos feligreses, lo que escribió el barón Holbach en el siglo XVIII: «Cuando los hombres creen no temer más que a su dios, no se detienen en general ante nada».
Porque es la Yihad, idiotas. Es la guerra santa. Lo sabe mi amigo en Melilla, lo sé yo en mi pequeña parcela de experiencia personal, lo sabe el que haya estado allí. Lo sabe quien haya leído Historia, o sea capaz de encarar los periódicos y la tele con lucidez. Lo sabe quien busque en Internet los miles de vídeos y fotografías de ejecuciones, de cabezas cortadas, de críos mostrando sonrientes a los degollados por sus padres, de mujeres y niños violados por infieles al Islam, de adúlteras lapidadas -cómo callan en eso las ultrafeministas, tan sensibles para otras chorradas-, de criminales cortando cuellos en vivo mientras gritan «Alá Ajbar» y docenas de espectadores lo graban con sus putos teléfonos móviles. Lo sabe quien lea las pancartas que un niño musulmán -no en Iraq, sino en Australia- exhibe con el texto: «Degollad a quien insulte al Profeta». Lo sabe quien vea la pancarta exhibida por un joven estudiante musulmán –no en Damasco, sino en Londres– donde advierte: «Usaremos vuestra democracia para destruir vuestra democracia».
A Occidente, a Europa, le costó siglos de sufrimiento alcanzar la libertad de la que hoy goza. Poder ser adúltera sin que te lapiden, o blasfemar sin que te quemen o que te cuelguen de una grúa. Ponerte falda corta sin que te llamen puta. Gozamos las ventajas de esa lucha, ganada tras muchos combates contra nuestros propios fanatismos, en la que demasiada gente buena perdió la vida: combates que Occidente libró cuando era joven y aún tenía fe. Pero ahora los jóvenes son otros: el niño de la pancarta, el cortador de cabezas, el fanático dispuesto a llevarse por delante a treinta infieles e ir al Paraíso. En términos históricos, ellos son los nuevos bárbaros. Europa, donde nació la libertad, es vieja, demagoga y cobarde; mientras que el Islam radical es joven, valiente, y tiene hambre, desesperación, y los cojones, ellos y ellas, muy puestos en su sitio. Dar mala imagen en Youtube les importa un rábano: al contrario, es otra arma en su guerra. Trabajan con su dios en una mano y el terror en la otra, para su propia clientela. Para un Islam que podría ser pacífico y liberal, que a menudo lo desea, pero que nunca puede lograrlo del todo, atrapado en sus propias contradicciones socioteológicas. Creer que eso se soluciona negociando o mirando a otra parte, es mucho más que una inmensa gilipollez. Es un suicidio. Vean Internet, insisto, y díganme qué diablos vamos a negociar. Y con quién. Es una guerra, y no hay otra que afrontarla. Asumirla sin complejos. Porque el frente de combate no está sólo allí, al otro lado del televisor, sino también aquí. En el corazón mismo de Roma. Porque -creo que lo escribí hace tiempo, aunque igual no fui yo- es contradictorio, peligroso, y hasta imposible, disfrutar de las ventajas de ser romano y al mismo tiempo aplaudir a los bárbaros.
SOBRE IDIOTAS, VELOS E IMANES
29 de septiembre de 2014
Vaya por Dios. Compruebo que hay algunos idiotas –a ellos iba dedicado aquel artículo– a los que no gustó que dijera, hace cuatro semanas, que lo del Islam radical es la tercera guerra mundial: una guerra que a los europeos no nos resulta ajena, aunque parezca que pilla lejos, y que estamos perdiendo precisamente por idiotas; por los complejos que impiden considerar el problema y oponerle cuanto legítima y democráticamente sirve para oponerse en esta clase de cosas.
La principal idiotez es creer que hablaba de una guerra de cristianos contra musulmanes. Porque se trata también de proteger al Islam normal, moderado, pacífico. De ayudar a quienes están lejos del fanatismo sincero de un yihadista majara o del fanatismo fingido de un oportunista. Porque, como todas las religiones extremas trajinadas por curas, sacerdotes, hechiceros, imanes o lo que se tercie, el Islam se nutre del chantaje social. De un complicado sistema de vigilancia, miedo, delaciones y acoso a cuantos se aparten de la ortodoxia. En ese sentido, no hay diferencia entre el obispo español que hace setenta años proponía meter en la cárcel a las mujeres y hombres que bailasen agarrados, y el imán radical que, desde su mezquita, exige las penas sociales o físicas correspondientes para quien transgreda la ley musulmana. Para quien no viva como un creyente.
Por eso es importante no transigir en ciertos detalles, que tienen apariencia banal pero que son importantes. La forma en que el Islam radical impone su ley es la coacción: qué dirán de uno en la calle, el barrio, la mezquita donde el cura señala y ordena mano dura para la mujer, recato en las hijas, desprecio hacia el homosexual, etcétera. Detalles menores unos, más graves otros, que constituyen el conjunto de comportamientos por los que un ciudadano será aprobado por la comunidad que ese cura controla. En busca de beneplácito social, la mayor parte de los ciudadanos transigen, se pliegan, aceptan someterse a actitudes y ritos en los que no creen, pero que permiten sobrevivir en un entorno que de otro modo sería hostil. Y así, en torno a las mezquitas proliferan las barbas, los velos, las hipócritas pasas -ese morado en la frente, de golpear fuerte el suelo al rezar-, como en la España de la Inquisición proliferaban las costumbres pías, el rezo del rosario en público, la delación del hereje y las comuniones semanales o diarias.
El más siniestro símbolo de ese Islam opresor es el velo de la mujer, el hiyab, por no hablar ya del niqab que cubre el rostro, o el burka que cubre el cuerpo. Por lo que significa de desprecio y coacción social: si una mujer no acepta los códigos, ella y toda su familia quedan marcados por el oprobio. No son buenos musulmanes. Y ese contagio perverso y oportunista –fanatismos sinceros aparte, que siempre los hay– extiende como una mancha de aceite el uso del velo y de lo que haga falta, con el resultado de que, en Europa, barrios enteros de población musulmana donde eran normales la cara maquillada y los vaqueros se ven ahora llenos de hiyabs, niqabs y hasta burkas; mientras el Estado, en vez de arbitrar medidas inteligentes para proteger a esa población musulmana del fanatismo y la coacción, lo que hace es ser cómplice, condenándola a la sumisión sin alternativa. Tolerando usos que denigran la condición femenina y ofenden la razón, como el disparate de que una mujer pueda entrar con el rostro oculto en hospitales, escuelas y edificios oficiales –en Francia, Holanda e Italia ya está prohibido–, que un hospital acceda a que sea una mujer doctor y no un hombre quien atienda a una musulmana, o que un imán radical aconseje maltratos a las mujeres o predique la yihad sin que en el acto sea puesto en un avión y devuelto a su país de origen. Por lo menos.
Y así van las cosas. Demasiada transigencia social, demasiados paños calientes, demasiados complejos, demasiado miedo a que te llamen xenófobo. Con lo fácil que sería decir desde el principio: sea bien venido porque lo necesitamos a usted y a su familia, con su trabajo y su fuerza demográfica. Todos somos futuro juntos. Pero escuche: aquí pasamos siglos luchando por la dignidad del ser humano, pagándolo muy caro. Y eso significa que usted juega según nuestras reglas, vive de modo compatible con nuestros usos, o se atiene a las consecuencias. Y las consecuencias son la ley en todo su rigor o la sala de embarque del aeropuerto. En ese sentido, no estaría de más recordar lo que aquel gobernador británico en la India dijo a quienes querían seguir quemando viudas en la pira del marido difunto: «Háganlo, puesto que son sus costumbres. Yo levantaré un patíbulo junto a cada pira, y en él ahorcaré a quienes quemen a esas mujeres. Así ustedes conservarán sus costumbres y nosotros las nuestras».
LOS GODOS DEL EMPERADOR VALENTE
13 de septiembre de 2015
En el año 376 después de Cristo, en la frontera del Danubio se presentó una masa enorme de hombres, mujeres y niños. Eran refugiados godos que buscaban asilo, presionados por el avance de las hordas de Atila. Por diversas razones –entre otras, que Roma ya no era lo que había sido– se les permitió penetrar en territorio del imperio, pese a que, a diferencia de oleadas de pueblos inmigrantes anteriores, éstos no habían sido exterminados, esclavizados o sometidos, como se acostumbraba entonces. En los meses siguientes, aquellos refugiados comprobaron que el imperio romano no era el paraíso, que sus gobernantes eran débiles y corruptos, que no había riqueza y comida para todos, y que la injusticia y la codicia se cebaban en ellos. Así que dos años después de cruzar el Danubio, en Adrianópolis, esos mismos godos mataron al emperador Valente y destrozaron su ejército. Y noventa y ocho años después, sus nietos destronaron a Rómulo Augústulo, último emperador, y liquidaron lo que quedaba del imperio romano.
Y es que todo ha ocurrido ya. Otra cosa es que lo hayamos olvidado. Que gobernantes irresponsables nos borren los recursos para comprender. Desde que hay memoria, unos pueblos invadieron a otros por hambre, por ambición, por presión de quienes los invadían o maltrataban a ellos. Y todos, hasta hace poco, se defendieron y sostuvieron igual: acuchillando invasores, tomando a sus mujeres, esclavizando a sus hijos. Así se mantuvieron hasta que la Historia acabó con ellos, dando paso a otros imperios que a su vez, llegado el ocaso, sufrieron la misma suerte. El problema que hoy afronta lo que llamamos Europa, u Occidente (el imperio heredero de una civilización compleja, que hunde sus raíces en la Biblia y el Talmud y emparenta con el Corán, que florece en la Iglesia medieval y el Renacimiento, que establece los derechos y libertades del hombre con la Ilustración y la Revolución Francesa), es que todo eso –Homero, Dante, Cervantes, Shakespeare, Newton, Voltaire– tiene fecha de caducidad y se encuentra en liquidación por derribo. Incapaz de sostenerse. De defenderse. Ya sólo tiene dinero. Y el dinero mantiene a salvo un rato, nada más.
Pagamos nuestros pecados. La desaparición de los regímenes comunistas y la guerra que un imbécil presidente norteamericano desencadenó en el Medio Oriente para instalar una democracia a la occidental en lugares donde las palabras Islam y Rais –religión mezclada con liderazgos tribales– hacen difícil la democracia, pusieron a hervir la caldera. Cayeron los centuriones –bárbaros también, como al fin de todos los imperios– que vigilaban nuestro limes. Todos esos centuriones eran unos hijos de puta, pero eran nuestros hijos de puta. Sin ellos, sobre las fronteras caen ahora oleadas de desesperados, vanguardia de los modernos bárbaros –en el sentido histórico de la palabra– que cabalgan detrás. Eso nos sitúa en una coyuntura nueva para nosotros pero vieja para el mundo. Una coyuntura inevitablemente histórica, pues estamos donde estaban los imperios incapaces de controlar las oleadas migratorias, pacíficas primero y agresivas luego. Imperios, civilizaciones, mundos que por su debilidad fueron vencidos, se transformaron o desaparecieron. Y los pocos centuriones que hoy quedan en el Rhin o el Danubio están sentenciados. Los condenan nuestro egoísmo, nuestro buenismo hipócrita, nuestra incultura histórica, nuestra cobarde incompetencia. Tarde o temprano, también por simple ley natural, por elemental supervivencia, esos últimos centuriones acabarán poniéndose de parte de los bárbaros.
A ver si nos enteramos de una vez: estas batallas, esta guerra, no se van a ganar. Ya no se puede. Nuestra propia dinámica social, religiosa, política, lo impide. Y quienes empujan por detrás a los godos lo saben. Quienes antes frenaban a unos y otros en campos de batalla, degollando a poblaciones enteras, ya no pueden hacerlo. Nuestra civilización, afortunadamente, no tolera esas atrocidades. La mala noticia es que nos pasamos de frenada. La sociedad europea exige hoy a sus ejércitos que sean oenegés, no fuerzas militares. Toda actuación vigorosa –y sólo el vigor compite con ciertas dinámicas de la Historia– queda descartada en origen, y ni siquiera Hitler encontraría hoy un Occidente tan resuelto a enfrentarse a él por las armas como lo estuvo en 1939. Cualquier actuación contra los que empujan a los godos es criticada por fuerzas pacifistas que, con tanta legitimidad ideológica como falta de realismo histórico, se oponen a eso. La demagogia sustituye a la realidad y sus consecuencias. Detalle significativo: las operaciones de vigilancia en el Mediterráneo no son para frenar la emigración, sino para ayudar a los emigrantes a alcanzar con seguridad las costas europeas. Todo, en fin, es una enorme, inevitable contradicción. El ciudadano es mejor ahora que hace siglos, y no tolera cierta clase de injusticias o crueldades. La herramienta histórica de pasar a cuchillo, por tanto, queda felizmente descartada. Ya no puede haber matanza de godos. Por fortuna para la humanidad. Por desgracia para el imperio.
Todo eso lleva al núcleo de la cuestión: Europa o como queramos llamar a este cálido ámbito de derechos y libertades, de bienestar económico y social, está roído por dentro y amenazado por fuera. Ni sabe, ni puede, ni quiere, y quizá ni debe defenderse. Vivimos la absurda paradoja de compadecer a los bárbaros, incluso de aplaudirlos, y al mismo tiempo pretender que siga intacta nuestra cómoda forma de vida. Pero las cosas no son tan simples. Los godos seguirán llegando en oleadas, anegando fronteras, caminos y ciudades. Están en su derecho, y tienen justo lo que Europa no tiene: juventud, vigor, decisión y hambre. Cuando esto ocurre hay pocas alternativas, también históricas: si son pocos, los recién llegados se integran en la cultura local y la enriquecen; si son muchos, la transforman o la destruyen. No en un día, por supuesto. Los imperios tardan siglos en desmoronarse.
submitted by Subversivos to Albedrio [link] [comments]


La conducta y el comportamiento humano - YouTube El comportamiento del hombre frente a la decisiones de ... El hombre éxito de TURQUÍA Freud: La Naturaleza Oculta del Hombre - YouTube El hombre más alto del mundo visita Buenos Días, Madrid ... La Conducta del Hombre Zeybek: Baile del Egeo Turco El Comportamiento INUSUAL Para Enamorar y ADICCIONAR A UN ... ¿Como es el caracter de los turcos?

del comportamiento en turco Diccionario Español-Turco ...

  1. La conducta y el comportamiento humano - YouTube
  2. El comportamiento del hombre frente a la decisiones de ...
  3. El hombre éxito de TURQUÍA
  4. Freud: La Naturaleza Oculta del Hombre - YouTube
  5. El hombre más alto del mundo visita Buenos Días, Madrid ...
  6. La Conducta del Hombre
  7. Zeybek: Baile del Egeo Turco
  8. El Comportamiento INUSUAL Para Enamorar y ADICCIONAR A UN ...
  9. ¿Como es el caracter de los turcos?

Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. Hola amigos y amigas aqui les traigo un video donde doy mi opinion del caracter de los turcos, es un poco generalizado pero espero que les guste.Dentro de poco se vienen videos increibles. =) Si ... Es el hombre bueno y la sociedad lo corrompe? En donde empieza la conducta del hombre. Sultan Kose mide 2,47, una altura que le ha permitido figurar en el libro guinness de los récords como el hombre más alto del mundo. Usa un 60 de zapatos y s... Así Programan LOS RICOS a sus HIJOS para el Éxito y la Riqueza Financiera ¡8 Lecciones de Vida! - Duration: 11:20. Financial Mentors TV - Español Recommended for you El canto del Padre Nuestro en Arameo que conmovió al Papa en Georgia - Duration: ... Danza de origen turco, rumbo al Auditorio Telmex - Duration: 2:19. El Informador 10,172 views. ¿Cómo se convierten los seres humanos en lo que son, y qué son? Freud configura la teoría psicoanalítica, la interpretación de los sueños, la etiología de la... El prototipo de mujer que altera el inconsciente de un hombre, y lo adicciona con ella, para siempre…. Te muestro como debes comportarte con el hombre que te... Primera Unidad de taller de comportamiento humano en las organizaciones.Trabajo escolar.